NON REFORMATIO IN PEIUS

El principio denominado NON REFORMATIO IN PEIUS consiste en que la autoridad revisora de una resolucion o sentencia, no puede empeorar la situacion juridica del apelante o no reformar en perjuicio del recurrente.




Por ejemplo, si un reo recibio una pena de 5 años de prisión y apela, el Tribunal de Alzada no puede ahora en una nueve revision elevar la pena fijada. Es decir, los recursos jurídicos solo pueden mejorar la situacion concreta del apelante.

El principio de NON REFORMATIO IN PEIUS es un principio protector del apelante y de seguridad juridica, aunque en fechas recientes los tribunales superiores y de amparo, cambian arbitrariamente el contenido de las sentencias, sin importarles empeorar la situacion de los recurrentes, invocando principios como PRO PERSONA o EX OFFICIO.

Los litigantes deben invocar este principio analizado, para que no se empeore la situacion jurídica determinada en la sentencia de que se trate, en virtud de la interposicion de la apelacion. Generalmente este principio era aplicado en materia penal, pero puede ser utilizado en las demas ramas del Derecho. 




JURISPRUDENCIA SOBRE NON REFORMATIO IN PEIUS.

Época: Novena Época
Registro: 178667
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Tipo de Tesis: Aislada
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta
Tomo XXI, Abril de 2005
Materia(s): Civil
Tesis: II.2o.C.493 C
Página: 1451

PRINCIPIO PROCESAL DE NON REFORMATIO IN PEIUS EN MATERIA CIVIL (LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE MÉXICO).

El principio jurídico procesal de non reformatio in peius o de no reforma en perjuicio del recurrente, visto tradicionalmente como propio de la materia penal y que prohíbe al juzgador superior agravar la situación jurídica del apelante, en los casos en que no ha mediado recurso de su adversario, también rige para el sistema apelatorio civil, con fundamento en diversos principios procesales reconocidos expresamente por el Código de Procedimientos Civiles para el Estado de México, tales como el dispositivo, el de instancia procesal y el de agravio, este último previsto por el artículo 1.366 del citado ordenamiento, el cual dispone que el recurso de apelación tiene por objeto lograr la revocación o modificación de la resolución impugnada, en los puntos relativos a los agravios expresados, que son los que proporcionan el material de examen en el recurso y, al mismo tiempo, la medida en que se recobra por la Sala su jurisdicción en el conocimiento del asunto. Consiguientemente, si el fallo de primer grado fuera desfavorable para las dos partes contendientes, ya que respecto al actor y reconvenido, la misma no le concediera todo lo pedido, y por lo que hace a la parte demandada y reconventora, se declarase improcedente su acción, pero condenándosele parcialmente al cumplimiento de lo reclamado por vía principal, entonces, ambas partes estarán en posibilidad jurídica de apelar la sentencia de primer grado a efecto de solicitar la modificación o revocación de la parte que fuere desfavorable a sus intereses, motivo por el cual, si el enjuiciado y contrademandante es el único que se inconforma respecto del fallo primario mediante la promoción oportuna del recurso de apelación, el tribunal de alzada estará, por ende, impedido procesal y jurídicamente, aun con el pretexto de haber reasumido jurisdicción, para emprender de nueva cuenta el estudio de la acción principal, por cuanto que en esa situación adjetiva, la parte demandante no se habría inconformado contra lo resuelto en su contra por el a quo y, en tal razón, el tribunal de segundo grado debe limitar su estudio exclusivamente al análisis de los agravios expuestos por quien sí interpusiera ese medio de impugnación, determinando si los mismos son aptos o no para lograr la modificación o revocación de la resolución apelada.

SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL SEGUNDO CIRCUITO.

Amparo directo 923/2004. Marcelino Víctor Gutiérrez Arias. 15 de febrero de 2005. Unanimidad de votos. Ponente: Javier Cardoso Chávez. Secretario: Luis Fernando Arreola Amante.

Otros principios correlacionados:

PRINCIPIOS JURIDICOS.