REVOCACION DE LA DONACION. Caso real

DEMANDA DE REVOCACION DE LA DONACION.

Caso real de demanda de revocacion de la donacion hasta amparo directo. Esto te auxiliará para plantear tu demanda inicial.

Antecedentes del asunto.

DEMANDA.

Primeramente, el cinco de mayo de dos mil seis, **********, celebró un contrato de donación en beneficio de su hija **********, respecto de un predio, consistente en una casa habitación con locales comerciales, ubicado en la esquina que forman las calles **********.

La casa habitación donada era el lugar ocupado como residencia del actor y su esposa, **********, quienes habían vivido ahí durante 44 años.

El nueve de mayo de dos mil doce, el donante ********** demandó de la donataria, **********, la revocación de la donación aludida por cuestiones de ingratitud, la restitución a su patrimonio del bien inmueble donado, el pago de daños y perjuicios causados al actor y el pago de gastos y costas originados por el juicio.

El diez de mayo de dos mil doce, el Juez Primero Civil del Distrito Judicial de Pachuca de Soto, Hidalgo, a quien, por razón de turno, tocó conocer del asunto en cuestión, admitió la demanda en la vía y forma propuestas, asignándole el número de expediente **********.

Seguido el juicio en todas sus etapas legales, el veintiséis de febrero de dos mil trece, el Juez Tercero Civil del Distrito Judicial de Pachuca de Soto, Hidalgo, a quién finalmente tocó conocer del asunto bajo el número **********, dictó sentencia en la que absolvió a ********** de todas y cada una de las prestaciones reclamadas y condenó a ********** al pago de las costas generadas

INTERPOSICION DE APELACION.

Inconforme con dicha determinación, el actor **********, por conducto de su apoderado legal, interpuso recurso de apelación,.

Recurso del que tocó conocer a la Segunda Sala Civil y Familiar del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Hidalgo, quien registró el asunto como toca civil **********.

Durante la tramitación del recurso de apelación, el cinco de mayo de dos mil trece, falleció el señor **********, donante del inmueble materia de la litis y actor del juicio civil.

En razón de lo anterior, mediante proveído de ocho de mayo de dos mil trece, la sala responsable ordenó la inscripción de la demanda en el Registro Público de la Propiedad y de Comercio.

Asimismo, suspendió el procedimiento, hasta en tanto compareciera el albacea correspondiente, al considerar que las partes no están legalmente integradas.

Mediante proveído de dieciséis de enero de dos mil catorce, la sala responsable dio cuenta de los proveídos dictados en el juicio sucesorio intestamentario ********** a bienes de ********** de fechas tres y doce de diciembre de dos mil trece, en los que se hace constar que la albacea de la sucesión es **********; por lo que al existir intereses contrarios se designó a ********** como albacea judicial, con la única facultad de dar continuidad al procedimiento del expediente **********.

Razón suficiente para considerar que las partes estaban integradas y, por lo tanto, reanudó el procedimiento.

SENTENCIA DE APELACION

El tres de julio de dos mil catorce, la Segunda Sala Civil y Familiar dictó sentencia en el toca de apelación **********, en la que se resolvió:

Revocar el fallo apelado, al estimar procedente la acción de revocación de la donación, ordenando la restitución del bien inmueble en litigio.




AMPARO DIRECTO.

En el amparo directo se concedió el amparo al quejoso donatario para el efecto de que:

a) Dejar insubsistente la sentencia reclamada;

b) Emitir otra en la que se pronuncie nuevamente respecto de los agravios de la parte recurrente, tomando en cuenta:

“Que el artículo 2352 del Código Civil del Estado de Hidalgo es constitucional, al modular válidamente la acción de revocación de donación, en respeto a la autonomía de la voluntad que rige los contratos, por lo que no resulta procedente su inaplicación.”

c) Hecho lo anterior, resolver con libertad de jurisdicción.

13/abril/2016. Scjn.

COMPRAVENTA DE DERECHOS LITIGIOSOS

LOS DERECHOS HUMANOS Y LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA

RESCISION DE CONTRATO DE PRESTACION DE SERVICIOS. Caso real



JURISPRUDENCIA RELACIONADA A REVOCACION DE DONACION POR INGRATITUD.

Época: Décima Época
Registro: 2012973
Instancia: Primera Sala
Tipo de Tesis: Aislada
Fuente: Gaceta del Semanario Judicial de la Federación
Libro 36, Noviembre de 2016, Tomo II
Materia(s): Civil
Tesis: 1a. CCLI/2016 (10a.)
Página: 900

DONACIÓN. SU REVOCACIÓN POR CAUSA DE INGRATITUD ES UNA ACCIÓN PERSONAL QUE PUEDE CONTINUAR DESPUÉS DE FALLECIDO EL DONATARIO.

La ingratitud como causa de revocación de la donación ha sido reconocida desde el Código Federal Civil de 1870, y los códigos de 1884 y de 1928 siguieron la misma línea. Por su parte, el artículo 2352 del Código Civil para el Estado de Hidalgo establece dos supuestos con base en los cuales se considerará que el donatario fue ingrato con el donante: 1) si el donatario comete algún delito contra la persona, la honra o los bienes del donante o de sus ascendientes, descendientes o cónyuge; 2) si el donatario rehúsa socorrer, según el valor de la donación, al donante que ha venido a pobreza. La actualización de cualquiera de los supuestos anteriores tendrá como consecuencia que el bien objeto de la donación regrese al patrimonio del donante, de conformidad con lo que establece el artículo 2344 del Código Civil para el Estado de Hidalgo, es decir, se trata de una sanción derivada de la ingratitud que consiste en la revocación del acuerdo de voluntades con la finalidad de recuperar el bien que fue donado. Lo anterior evidencia que el fundamento de la revocación de las donaciones por ingratitud es la realización de ciertos actos ilícitos para el donante por su relación con el donatario, en el ámbito del derecho privado; de ahí que la legislación, en respeto a la eficacia del acuerdo de voluntades y la seguridad jurídica, prevé de forma excepcional la revocación de la donación, sólo en esos dos supuestos. En razón de ello, la revocación de una donación es una acción personal y no puede considerarse una acción personalísima, pues no se busca la protección de los derechos inherentes al donante, sino sancionar la conducta del donatario, lo cual implica la obligación de restituir al donante los bienes donados, por lo que válidamente la acción ejercida puede resolverse a pesar del fallecimiento del titular del bien, ya que en su caso será el albacea -en representación de la sucesión- quien se encargue de continuar ese procedimiento para obtener la resolución que determine el indebido actuar del donatario y el retorno del bien inmueble al patrimonio del de cujus.

Amparo directo 53/2015. 13 de abril de 2016. Cinco votos de los Ministros Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, quien reservó su derecho para formular voto concurrente, José Ramón Cossío Díaz, quien reservó su derecho para formular voto concurrente, Jorge Mario Pardo Rebolledo, Norma Lucía Piña Hernández y Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena. Ponente: Jorge Mario Pardo Rebolledo. Secretario: Ricardo Antonio Silva Díaz.

Esta tesis se publicó el viernes 11 de noviembre de 2016 a las 10:22 horas en el Semanario Judicial de la Federación.



Época: Décima Época
Registro: 2010251
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Tipo de Tesis: Aislada
Fuente: Gaceta del Semanario Judicial de la Federación
Libro 23, Octubre de 2015, Tomo IV
Materia(s): Civil
Tesis: I.6o.C.49 C (10a.)
Página: 3927

DONACIÓN. SU REVOCACIÓN POR INGRATITUD, BASADA EN EL HECHO DE HABERSE COMETIDO UN DELITO EN CONTRA DEL DONANTE, NO DEBE INTERPRETARSE EN UN SENTIDO TÉCNICO-PENAL.

El fundamento de la revocación de la donación por ingratitud (del latín ingratitudo, que significa desagradecimiento, olvido o desprecio de los beneficios recibidos. Vicio del ingrato desagradecido), prevista en el artículo 2370, fracción I, del Código Civil para el Distrito Federal, no debe interpretarse en un sentido técnico-penal, sino como una conducta condenable tanto por la sociedad como por el donante, ejecutada con intención; esto es, como un acto que constituye una afectación a la persona, bienes u honra del donante, mediante el cual se demuestra una falta al deber de gratitud que le debe el donatario a éste, sin que sea necesario que dicho acto se encuentre prohibido y sancionado en la ley penal (delito stricto sensu); pues la palabra “delito” debe interpretarse en sentido lato, es decir, no como conductas penalmente sancionables, sino como actos igualmente condenables por la conciencia social y por la afectación al animus donandi, los cuales comprenden los hechos ilícitos que afectan el derecho al honor, a la intimidad personal y a la propia imagen del donante; de ahí que la revocación de una donación por ingratitud, basada en la figura jurídica que nos ocupa, debe tenerse como la realización por el donatario de ciertos actos ilícitos que aun sin serlo en el terreno criminal, lo son para el donante por su relación con el donatario, en el ámbito del derecho privado y que la sociedad califica de ingratos de la donataria hacia el donante.

SEXTO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL PRIMER CIRCUITO.

Amparo directo 112/2015. Alejandro Ramírez Ramírez. 24 de junio de 2015. Unanimidad de votos. Ponente: Ismael Hernández Flores. Secretario: Sergio I. Cruz Carmona.

Esta tesis se publicó el viernes 16 de octubre de 2015 a las 10:10 horas en el Semanario Judicial de la Federación.